Daniel Pérez

Profesor de lindy hop

Empezó en esto del Lindy Hop por “obligación”. Cuando Jorge y Elena llegaron de Portugal y decidieron montar un par de talleres, llamaron a sus amigos a filas. Dani, como gran prototipo de esa especie que siempre escucha música pero cuando le hablan de bailar pone cara de mirar al sol y dice “¡¿mande!?”, se negó al principio. Tras profundas meditaciones (por eso de darle un rollo de iluminación espiritual, en realidad no tenía nada mejor que hacer), decidió hacer uso de la milenaria tradición gallega de “ir a cheirar”.

Un taller de Charleston de hora y media le hizo ver la luz: quería cortarse las piernas. Mientras buscaba una sierra y un palo para morder y silenciar sus gritos, llegó a la conclusión de que tampoco había estado tan mal. Hasta podría decir que le había gustado, por lo que si quería hacerlo otra vez necesitaría las piernas. Mejor, que la sangre no es fácil de limpiar. Y desde aquel noviembre de 2012 aquí sigue, haciendo cada semana lo que pensó que no haría en la vida.

Obviamente, la parte que más le gusta de bailar es…bailar. Lo único mejor que bailar es hacerlo con música que te guste. Aunque siempre fue más de rock and roll, ya había ciertos nombres que le sonaban y le gustaban (la música que hacían, no los nombres. Aunque son muy bonitos): Ella Fitzgerald, Ray Charles, Louis Armstrong…por lo que es probable que, como dicen en los discursos los ganadores de premios, es probable que sin ellos no estuviera aquí. ¡Y lo que queda! Y más ahora que está empezando a pinchar en las fiestas…

Frases míticas:

  • Followers no son un mando a distancia sin pilas, así que dejad de apretar su mano con el pulgar.
  • No traigáis a vuestr@s followers con un ven pacá moz@, que ya vienen sol@s
  • Por cada “ven pacá moza que hagáis” me dais un euro
  • El swing out es vuestro amigo
  • El blues es perreo vintage

Dani Swing On School Vigo