Nuestros bailes

El lindy hop es el más conocido de toda la familia de bailes vintage americanos y, actualmente, el que más adeptos tiene en todo el mundo. Nace en los años 30, al ritmo de las impresionantes big bands que tocaban diariamente en clubes de Harlem, el más conocido de ellos: el Savoy Ballroom.

Con grandes influencias del charleston de los años 20, del texas tommy y, sobre todo, con evidentes raíces africanas, empieza a ponerlo de moda la comunidad afroamericana que, por primera vez en la historia de Estados Unidos, puede entrar en algunas salas de conciertos.

Divertido, enérgico, alegre… cualquiera que haya visto bailar lindy hop sabe que es un baile que transmite buen humor.

Aunque los bailes por pareja eran muy habituales y conocidos en los años 30, también lo era encontrar a personas bailando solas, improvisando o haciendo coreografías individuales o en grupo.

En los años 30, grandes bailarines como Frankie Manning y, posteriormente, Al Minns y Leon James, inspirados en el claqué, en el charleston de los años 20 y, como no podía ser de otra manera, en movimientos y ritmos africanos, bailaban a solo, y creaban coreografías para grupos que, aún a día de hoy se siguen viendo en las pistas de baile.

Si quieres empezar a sentir la música individualmente, conocer pasos nuevos, aprender coreografías clásicas e improvisar con la música swing, dale vidilla a tus pies!

El Collegiate Shag, dentro de la familia de los bailes swing, se reconoce bien por ser saltarín, muy rítmico y divertido. Y sobre todo por ser el que más nos recuerda a los bailes de los antiguos dibujos animados.

A pesar de los pocos registros que quedan sobre los orígenes de este estilo de baile, parece ser que el shag durante los años 20, era el nombre genérico que se utilizaba para designar a muchos y muy diferentes bailes sociales americanos. Después de muchas evoluciones y derivaciones, muchos estudiantes blancos aprendieron a bailarlo y lo fueron llevando hacia las clásicas fiestas de playa de la Costa Oeste, donde adquirió una gran popularidad, ya como Collegiate Shag, haciendo alusión a los jóvenes universitarios que lo bailaban.

Horarios